Los múltiples escándalos de corrupción surgidos en años recientes en Honduras, El Salvador y Guatemala, el denominado Triángulo Norte Centroamericano (TNCA), y en los cuales han resultado involucradas las altas autoridades de los poderes del Estado (presidentes, ministros, legisladores, alcaldes, magistrados, jueces, etc.), políticos y empresarios, han generado preocupación creciente por fortalecer la transparencia de la gestión pública.